miércoles, 28 de junio de 2017

Salsa de nata y champiñones


No te voy a decir que es más rápido que abrir un sobre pero casi! El secreto está en tener todos los botes preparados sobre la encimera :). Una salsa de nata y champiñones de las de "corta pan...".


¿Podríamos decir que en España ya no están de moda este tipo de salsas...? De champiñones, de pimienta verde, de pimienta negra... de  espárragos... Entre accetos y reducciones... (ojo! que también me gustan... bueno, la de acceto balsámico no tanto!)... ¿se han convertido en insignias de la gastronomía involucionista?   ¿reductos de la rancia cocina francesa de la cuál yo sólo tengo oídas?  

Soy una inconformista. ¡Hoooolaaaa  reopilatorios noventeros! ...me niego a dejarlos ir. 

Hoy la primera de ellas. 
Las cantidades que suministro son pequeñas, para dos si acaso, de forma que si tienes invitados tendrás que multiplicar. 

Ingredientes:
-4 a 6 champiñones o setas 
-1 c.s. aceite o mantequilla
-100 ml nata
-1 c.t. rasa caldo de carne  o 1/2 pastilla (esto si que no consigo eliminarlo de la ecuación)
-50 ml de agua
-1 c.t. maizena disuelta en 1 dedo escaso de agua
-1 c.t. de salsa Worcestershire
-pimienta negra
-sal para rectificar /pimienta



En una sartén pequeña o cazo, ponemos la grasa a calentar y añadimos los champiñones cortados en láminas gorditas. 




Cuando estén dorados (que no achicharrados) incorporamos la nata. Cuando empiece a hervir bajamos un poco el fuego, de forma que mantenga el hervor pero sin pegarse. Mientras, prepararemos el caldo disuelto en los 50 ml de agua.


Añadimos a la preparación el caldo y o y la salsa Worcestershire. Removemos y probamos. 
Rectificamos de sal y espesamos con la maizena disuelta en un poquito de agua.
Yo nunca echo de golpe el espesante. Como es una cantidad de salsa muy pequeña, recomiendo añadirlo en dos veces al menos para obtener la salsa con el espesor adecuado.



No tiene más que hacer.

Recomiendo servir con la carne que más te guste. Hoy va a ser con un Wiener Schnitzel de lujo. 
Ensalada y patatas fritas. Pero también puede ser algo más racional como pechuga de pollo a la plancha o ternera. Alguna caloría quitaríamos...!jjjj. 


La salsa que te quede se puede guardar en la nevera sin problema para repetir otro día; también puede reciclarse en una sopa de verduras o incluso añadiéndolo a un hojaldre relleno,, de los que últimamente se ven tantos.  Ya me contaréis!

xxx Gracias por leer! Os recuerdo que podéis suscribiros para recibir directamente en vuestro @mail todas las novedades. ;_))